Wednesday, April 05, 2006

Siete mil veces he muerto

Cuando tengas ganas de morirte
esconde la cabeza bajo la almohada
y cuenta cuatro mil borregos
Quédate dos días sin comer
y verás que hermosa es la vida:
carne, frijoles, pan.
Quédate sin mujer: verás.

Cuando tengas ganas de morirte
no alborotes tanto:
muérete y ya.

-Jaime Sabines-

Finalmente, como siempre lo supe.. asi, premonitoriamente, iba esto a terminar con el silencio.

El silencio que guardaste y guardé todos estos meses.

El silencio que decidiste mostrar, el que me dijo muy quedito al oído:
No eres suficiente para mi,
ni para mi vida,
ni para mis cosas.
No eres suficiente experiencia,
no eres suficiente novedad,
no eres suficientemente necesaria.

Y asi, en silencio, te fuiste.
Te vi pasar, una vez más,
alejándote en silencio.

No me queda más que el hastío de no tenerte.
De nunca haberte tenido.
El cansancio de haberte entregado mi cielo y mis estrellas,
mis mejores lunas y las más preciosas flores.

Los más bellos recuerdos,
todo mi pensamiento,
toda mi esperanza,
toda mi alegría,
toda mi fuerza,
todo lo que tenía.

Me quedé vacía sin ti.
Y decido quedarme sin ti.

Otra vez, me acuerdo de Sabines:

-Desamparada sangre, noche blanda,
tabaco del insomnio, triste cama.
Yo me voy a otra parte.
Y me llevo mi mano, que tanto escribe
y habla-


Yo me voy a otra parte:
He estado por los últimos 20 años
guardada como una muñeca
en el armario de tus colecciones..

Cuando gustes desempolvarme,
cuando gustes amarme,
cuando gustes besarme,
cuando gustes necesitarme...

Cuando quieras vivir,
Cuando no puedas respirar sin mi,

Entonces,
sólo entonces
me tendrás.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home