Tuesday, December 06, 2005

Jingle Fucking Bells.

Todo el mundo parece querer ser feliz.
No importa cómo, ni cuándo, ni a costa de qué.
Todo parece forzado.
La caridad salió por la ventana de Wallmart.

Mi corazón en cambio, quedó encerrado,
sin coartada, sin salida, sin excepciones.

Es increible como pasa el tiempo y no pasa nada.
Soy la dueña absoluta de nada.

Sólo he logrado reunir los últimos meses
cargamentos de memorias, nostalgias,
melancolías mal entendidas...mal interpretadas.

No hay nadie.
A mi puerta no llama nadie. Alguien.

Las luces del árbol no pueden esperar más.
No vuelves...
y mi amor se ha perdido.

No se puede extrañar lo que nunca se ha tenido.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home