Monday, November 28, 2005

Y bueno... lo peor es que uno no se muere.

La cuestión es que pasan los días y las horas y las putas semanas de una nostalgia terrible, que sientes que te vas a morir, pero ni siquiera te mueres: nada más quedas atropellada, mutilada, coja, tuerta, chueca, dañada pero no, no te mueres.

Es como decidir suicidarte aventándote desde arriba de un Oxxo, seguro te partes la madre pero no te mueres. Por más que quieras o más decidido lo tengas.

No puedo describir la ansiedad que siento.
Necesito reincorporarme
Necesito juntar una y otra vez los pedazos de mi
que quedaron esparcidos en la sala.

Necesito matarte
Necesito olvidarte
Necesito lavar las copas que usamos
Quitar los discos que oimos

Abrir ventanas, cerrar puertas
guardar zapatos

y una vez más:
Olvidarte.

Sacarte como se saca la basura de los regalos de navidad.
Tal vez echarte a la chimenea y prenderle.

Tal vez pasar por ti, agarrarte a besos y luego insultarte.
Decirte dos o tres cosas que te tengo guardadas.
Mejor dicho, cuatro o cinco.
Cien o ciento veinte.
¡No es posible tanta indiferencia!

Te odio por ser la esperanza al final del camino.

Ojalá no te mueras.. hasta que yo misma te mate.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home