Thursday, November 10, 2005

Ay vida no me mereces.. Vida, avientame un hueso.

Noviembre.
Ha pasado todo y no ha pasado nada.
Te has ido, te sigues llendo y no terminas de irte.
Detesto la soledad.

Detesto el silencio, los amaneceres y los domingos.
Detesto la solución de la vida fácil... la solución del vivir hora por hora,
gastando el tiempo en vano.
Y sin embargo.. hay señales.
Hay señales que no todo está perdido.. que la vida, de vez en cuando,
te avienta un hueso.

No necesariamente el hueso que buscaba, el que quisiera o el más rico.
Sencillamente: un hueso. Asi, nada más.
Para que no te mueras.
Para que sigas royendo las horas gastadas de nosotros.
De todos.
De todo.

Vida te has ido.
Te has llevado todo lo que tenía y había planeado.
Te has llevado todo de mi.
No me queda nada.

Recoger los pedazos...
Ansias...
Melanconlías...
Desamores...

Puta vida.

Puta vida no me mereces.

Qué seducción escondes?

El punto que no tiene regreso.

El silencio. He venido a vivirte en silencio.
Me has enseñado que es la única manera
en que puedo esconderme de ti, puta vida.

¡Encuéntrame!

0 Comments:

Post a Comment

<< Home