Tuesday, March 15, 2005

Carta de Johnny (Walker)

Querida:

Te lo dije. Te lo dije mil veces. Deja de hacerte la que no sabes.. la que nunca se imaginó. Tu decidiste entrar al juego sucio y ahora no sabes como salirte.
Te salieron las alas que no tuviste por los últimos diez años y te pusiste a volar muy alto. demasiado alto. Ahora no sabes qué hacer con la caída. Ni quien lama tus heridas. Estás sola, te quedaste más sola que nunca. Porque ahora probaste el cielo y ahora sabes que ahi está y ya no lo puedes tocar. Quedaste peor.. mucho peor.

Te lo dije: si le escribes... puede que no conteste. Puede que sus silencios te maten despacito.. despacito.. te vaya cortando las córneas hasta que no puedas ver la pendejadota que cometiste. Y sin embargo.. seguiste. Rogándole a todos los Santos que te encontraste en el camino que le importaras un poquito. Que te diera la respuesta de su silencio. Su maldito silencio.

Y no fué asi.

Siguieron los días en que contaste los minutos y las horas y los renglones que no te contestaron. Hasta que un día, apareció el mensaje que justificaba todo tu dolor y desacierto de vida, tu compensación por haber roto todos tus paradigmas, principios, valores, por haber faltado a tu promesa ante Dios, por haber cruzado los umbrales del "sin regreso", ahi, parpadeando, encontraste en la bandeja del correo:

"Disculpa, estoy muy ocupado".

Manejaste la Avenida Internacional mil veces, en blanco, sin darte cuenta a dónde ibas cada mañana.. pensando... qué habrá pasado? qué hice mal? qué hice para merecer esto? Soy el dulce que sabe amargo al final? Soy la promesa no cumplida? o soy la amenaza del desmorono futuro? Doy miedo? doy tedio? Le di algo?

Se acabó la música que te llevaba al trabajo todos los días. Se acabó el motor que te levantaba cada mañana. Se acabó la esperanza de lo imposible: el milagro del amor a principios del siglo XXI.

Tuviste que recorrer el camino andado.. revisarlo y aceptar frente al espejo que no puedes sorprenderte con los dos renglones que recibiste.
Finalmente, ya sabías, pero sobre todo, te lo dije:

Amar es de suicidas... te acuerdas de cuando le imploraste:

"Sácame de estas letras,
de las mentiras
del miedo a la soledad,
de lo único que tengo
que no eres tú.
Llévame lejos de todo lo que me duele
y me mata
muy lentametnte
Llévame lejos de todo
lo que no me deja vivir"

Pues ahi lo tienes:
Tu creador y tu verdugo.
Tu Eros y tu Thanatos.
Tu amor y tu olvido.
Ay querida... la vida da vueltas, las cuentas siempre se pagan. Y tu todavía debes la comanda.

Te van a ir pagando en pequeños abonos de olvidos, de pláticas sobre su vida, sus amores y sus grandes logros, sus vacaciones y sus pequeñas compras. Sus aburridos fines de semana. Abonos de poco tiempo disponible y carcajaditas corteses por internet. Hasta que poco a poco... te olvides de ésta, nuestra plática, y cierren tus heridas y brindemos por todo lo que no fué y pudo ser. Por todo lo que se perdió y por todo el equipaje con que te quedaste:
Absoluta y perfectamente bien empacadito el futuro que no tuviste.

Te quiero.
No lo olvides.

Atentamente,

Johnny Walker.